Riego por goteo: cintas, tubos y goteros.

Uno de los métodos de riego actuales más eficaces y ecológicos es el denominado riego gota a gota o riego por goteo. Este tipo de riego ayuda a optimizar el consumo de agua, evitando un desperdicio de la misma, sin afectar negativamente a la productividad. Además, como este tipo de riego se suele aplicar prácticamente a diario, la tierra mantiene un adecuado nivel de humedad creando un ambiente favorable para que las plantas se desarrollen favorablemente gracias a:

  • Obtienen la dosis de agua y de nutrientes justos y necesarios para su desarrollo.
  • El suelo no se encharca ni se satura.
  • Buena aireación del suelo.
  • El follaje no se moja, así evitamos posibles enfermedades fúngicas.

FUNCIONAMIENTO DEL GOTA A GOTA

El riego gota a gota se basa en proporcionar al cultivo el agua necesaria mediante unos goteros colocados estratégicamente cerca de las plantas, de forma que solamente se riega la zona plantada, llegando antes a las raíces y obteniendo así un ahorro considerable de agua respecto a otros riegos como el riego a manta o por inundación o el riego por aspersión.

Dichos goteros pueden ser externos o bien estar ya incluidos en el mismo tubo o cinta de riego. En el caso de ser externos, deberemos «pincharlos» en el tubo que hayamos escogido (hay de diferentes diámetros todo y que el más usado es el de 16mm). en este caso tenemos la ventaja de que los podemos pinchar separados a la distancia que nosotros necesitemos. Lo más usual es pincharlos con una separación de 20-30cm. En el caso de las tubos y cintas con gotero integrado esta distancia ya viene predefinida y suele estar entre los 20cm y 40cm.

Existen en el mercado diferentes tipos de goteros que nos ofrecen diferentes caudales que pueden variar desde los 1,5Lh hasta los 100l/h. Escogeremos el que más se adecue a nuestro cultivo, teniendo en cuenta el desnivel de nuestro terreno, ya que si es un desnivel pronunciado deberemos utilizar los goteros llamados autocompensantes que nos darán el mismo caudal salvando dicho desnivel.

En el caso de las cintas y tubos con gotero integrado, éstos ofrecen un caudal específico, que suele estar entre los 1,5L/h y los 2L/h

En resumen, el riego gota a gota nos ofrece estas posibilidades:

  • Cinta de riego con goteros integrados.
  • Tubo de riego + goteros que insertaremos nosotros.
  • Tubo de riego con goteros integrados.

¿Qué sistema nos interesa más?

La elección del sistema de riego dependerá de las necesidades de nuestro cultivo y, en gran medida, la profesionalización del mismo.

De entrada, podemos afirmar que el riego por goteo es el más adecuado para cultivos en hileras (hortalizas, frutales, aromáticas, vides, etc.) en donde cada gotero proporcionará el agua necesaria a cada planta.

Ahora bien, para obtener una buena optimización del agua y procurar el riego adecuado a cada cultivo, debemos implantar el sistema más adecuado para cada tipo de cultivo:

Cinta de riego con gotero integrado: adecuada para cultivos hortícolas (lechugas, tomates, melones, acelgas, etc.), tanto a nivel de pequeñas huertas como en cultivos extensivos, todo y que se usan más habitualmente para éste último debido a su menor coste y a que se suelen desechar en 1-2 temporadas. Se utilizan en terrenos llanos, que no superen el 1% de desnivel.

Tubo de riego con gotero integrado: este tipo de riego lo utilizaremos siempre que tengamos un cultivo uniforme que se vaya a mantener más tiempo en el mismo terreno y que nos permita utilizar la misma distancia entre goteros. Son los más habituales en huertos particulares y en pequeñas producciones ya que se pueden utilizar durante varias temporadas. Se utilizan en terrenos llanos, que no superen el 1% de desnivel.

Tubo de riego + goteros: el hecho de poder insertar el gotero a la distancia que nos convenga, hace que este sistema de riego nos sea útil en cultivos donde la distancia entre plantas no es la misma o bien son distancias largas que no suelen ofrecer los tubo y cintas con gotero integrado. Sería útil en árboles frutales, olivos, vides, etc. También en cultivos hortícolas en donde las distancia entre plantas sea mayor, como calabacines, calabazas, habas, etc. Se pueden utilizar en terrenos con desnivel, escogiendo siempre el gotero más adecuado al mismo.

Precauciones en el uso del riego gota a gota

Todo y que aconsejamos siempre este tipo de riego, debemos tener en cuenta algunos aspectos que nos pueden complicar el riego. Uno de ellos es el tipo de agua que vamos a utilizar para regar nuestros cultivos.

Tanto los tubos con goteros integrados como los goteros autocompensados, disponen de una especie de laberinto interior que nos garantiza la uniformidad del riego, manteniendo siempre el mismo caudal en cada gotero. Pero este laberinto puede obstruirse si el agua que utilizamos tiene impurezas. Por este motivo es imperativo utilizar un filtro de sedimentos que nos garantice una agua limpia, sin impurezas. El filtro más recomendable es el de 120 micrones/150 mesh.

Por otro lado tenemos la presión del agua. Estos sistemas de riego suelen funcionar a presiones que oscilan entre los 0.7 bar y los 2 bar. Si suministramos el agua mediante bomba de presión o bien directamente de la red, deberemos instalar un reductor de presión que nos de una presión de salida adecuada a nuestro sistema de riego. Si trabajamos a presiones mayores de las recomendadas por el fabricante, las cintas y tubos puedes sufrir daños.

Productos relacionados

1 comentario en “Riego por goteo: cintas, tubos y goteros.”

Deja un comentario